;

Opinión

Juárez, la ideología del PRI

Juárez, la ideología del PRI

23/05/2017
La escultura de Juárez que se yergue en el CEN del PRI, que no está firmada y que se presupone fue erigida en la posrevolución mexicana, hoy rodeada por un un jardín y custodiada por un abedul y un muro curvo, nos habla de una generación de liberales priistas, que rinden tributo a su pasado
por Lic. Octavio Díaz Barriga Arreola

 

Porque ¿qué es la vida de un hombre

si no está entretejida con la vida

de las generaciones anteriores

por un sentido de la historia?

Cicerón.

Juárez, pertenece a una pléyade de ilustres mexicanos (Melchor Ocampo, Santos Degollado, Sebastián Lerdo de Tejada, entre otros) en la que su vida privada y pública es un referente de moderación republicana. Representan a un modelo de comportamiento con una elevada condición moral y ética en llevar sus deberes oficiales. No existe pues, escándalo en sus vidas, ni inmoderación en la cosa pública. Solamente, observamos actos de autoridad destinados en fortalecer la nación

Los templos y esculturas fueron importantes para los egipcios, griegos y romanos. Ya que en la manera de preconizar un buen presagio ante su gobierno de los reyes, dictadores o emperadores, era rindiendo tributo a sus antepasados, de ahí el resplandor y fuerza de su historia cultural y estética, inmortalizada en templos y esculturas. 

Porfirio Díaz no fue ajeno a la tradición griega y romana al alzar el majestuoso hemiciclo a Juárez. 

La escultura de Juárez que se yergue en el CEN del PRI, que no está firmada y que se presupone fue erigida en la posrevolución mexicana, hoy rodeada por un un jardín y custodiada por un abedul y un muro curvo, nos habla de una generación de  liberales priistas, que rinden tributo a su pasado.

Estamos hablando de la generación de hombres del siglo XIX, que fueron puente con la de Francisco Primo de Verdad, del Generalísimo Miguel Hidalgo y Costilla y José María Morelos y Pavón.  Y el siglo XX, con Camilo Arriaga, Carranza, Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas, etc.

La generación del siglo XIX, luchó por la independencia, frente a España, por la no intervención, derrotando al mejor de los ejércitos del mundo, los franceses, y combatieron a los Estados Unidos de Norteamérica. Y al unísono construyeron el legado jurídico constitucional más prestigioso como lo es la constitución de 1857,  y las leyes de reforma. La separación de la iglesia y Estado será el concepto legal y político que cincelará la identidad nacional. Legado que es orgullo y reconocimiento de los estados nación.     

Es claro que al evocar a Juárez, y el tributo que le han rendido generaciones priistas pasadas, como lo fue el acto de haber erigido la estatua de Juárez en el partido, para nuestro tiempo, se vuelve imperativo, -ante las aberraciones e inmoderaciones de gobernantes, que defenestran al Revolucionario Institucional y, a otros partidos- de invocar y practicar los principios, la autoridad, la convicción ideológica con la que está fundado nuestro instituto político.

Es tiempo de rendir tributos a nuestro glorioso pasado. Es un clamor, del pueblo de México, que se honre la palabra  “autoridad” –autoritas-  que es la expresión más genuina donde se amalgama el estatus y el respeto debido a una persona tanto por sus logros y conexiones, como por lo de su familia.



ACERCA DEL AUTOR

Licenciado en Derecho por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la USMNH. 

Estudios de Maestría en Ciencia Política por la misma por la misma aula mater 

0 COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO

Necesitas iniciar sesión para poder comentar.

;