;

Penal

Proponen eliminar necesidad racional para impedir o repeler un ataque en defensa legitima

Proponen eliminar necesidad racional para impedir o repeler un ataque en defensa legitima

11/09/2017
Cuando se trate de la presunción de defensa legítima, la conducta defensiva no debe ser castigada
por Lexnal Diario

Con el objetivo de eliminar el  requisito de necesidad racional del medio empleado para impedir o repeler un ataque, el senador Ricardo Barroso Agramont del Partido Revolucionario Institucional (PRI), propuso al Senado de la República un proyecto de iniciativa que reforma la fracción IV del artículo 15 del Código Penal Federal.

La iniciativa propone que el segundo párrafo de la disposición referida señale que  se podrá presumir de defensa legítima “sin necesidad de contemplar si existe racionalidad o proporcionalidad entre la agresión y la repulsa”.

En sus motivos, explicó que el artículo 17 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos  señala que ninguna persona podrá hacer justicia por propia mano, ni ejercer violencia para reclamar su derecho, ya que la justicia le corresponde al Estado.

Sin embargo, indicó que hay casos en que la legislación del Estado admite que en ocasiones no cuenta con posibilidades de brindar protección al individuo, por lo que surge la legitima defensa, una delegación por parte del Estado al individuo, a fin de que este actúe en su defensa o en defensa de los demás cuando no haya posibilidad de actuar de otra manera.

“Esta causa de justificación se da cuando el sujeto no puede esperar la reacción del Estado para su protección, no hay nadie que lo puede defender y es entonces que debe actuar por cuenta propia para salvaguardar sus propios bienes o los de los demás y actuando por supuesto en forma legítima, esto es, que no tiene otra alternativa de actuación no lesiva o menos lesiva”, indicó la iniciativa del priista.

Asimismo, expuso que  el artículo 15, fracción IV del Código Penal Federal, indica que el delito se excluye, para el que defiende su hogar,  cuando se “repela una agresión real, actual o inminente, y sin derecho, en protección de bienes jurídicos, propios o ajenos, siempre que exista necesidad de la defensa y racionalidad de los medios empleados y no medie provocación dolosa suficiente o inmediata por parte del agredido o de la persona a quien se defiende”.

En ese sentido, mencionó que es preocupante que en las actividades delictivas, especialmente en casas particulares, donde la víctima está expuesta a hechos que suponen un peligro real, actual e inminente, de que será objeto de una agresión ilegítima y cuya reacción es inmediata para prevenirla y por lo tanto que quien defiende su hogar deba demostrar que el medio empleado  sea el estrictamente necesario para hacer cesar la agresión, “de modo tal que exista el supuesto de que hubo racionalidad y proporcionalidad entre la agresión y la repulsa”.

Por lo que destacó que, cuando un sujeto intenta entrar o ha logrado ingresar al domicilio particular, sin consentimiento o a petición del agresor, “es presumible que la intención del invasor es lesionar uno o varios bienes jurídicos tutelados por la norma penal, ubicando al dueño o habitante de tal propiedad en una situación de peligro y por tanto su actuar para salvaguardar bienes propios y/o de terceros, es una necesidad, sin mediar entre la proporcionalidad y racionalidad del medio empleado para llevar a cabo la repulsa a la agresión”, expuso el legislador, en la iniciativa.

Por ello, propuso, cuando se trate de la presunción de legítima defensa, la conducta defensiva no debe ser castigada, a pesar de que el daño ocasionado al  agresor sea  mayor en su magnitud, “cuando se provoca en el acto mismo del delito que se pretende consumar, es decir como producto de una reacción innata y espontánea derivada del miedo y sorpresa que el acto ilícito provoca en la víctima”.



Leer más artículos

0 COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO

Necesitas iniciar sesión para poder comentar.

;